La revolución de la comunicación, ¿cómo ha cambiado la manera de hacer periodismo desde la llegada de las redes sociales?

En los últimos tiempos la llegada de las redes sociales a nuestras vidas ha cambiado muchas de nuestras rutinas: la manera de comunicarnos con otras personas, de comprar, de conocer a las marcas; pero también ha cambiado el modo en que demandamos y consumimos información. Es por eso que el periodismo ha tenido que adaptarse a estas nuevas demandas y ofrecer el mismo producto, pero en un formato diferente.

En la actualidad, cualquier ciudadano puede ofrecer información y las exclusivas están a la mano de cualquiera. Las redes sociales por su parte, han revolucionado la comunicación, de manera que el tiempo se ha convertido en el principal factor, saltándose incluso en muchas ocasiones a la profundidad, la verificación o el rigor. Se ha, de alguna manera, democratizado el periodismo; pero, como todo, tiene sus puntos peligrosos…

Hablamos de peligros cuando pretendemos la democratización de la información, pero en ocasiones las exclusivas se saltan la verificación de las fuentes o el rigor informativo y el sensacionalismo y el amarillismo le gana la batalla a la profundidad y a la ética periodista. Es por eso que lo que conocemos como democracia se acaba, cuando la sociedad recibe una información sesgada, sensacionalista o, incluso, errónea.

origin_8346009325

¿Cómo hacer periodismo?

Ante esta situación, en la que cualquier ciudadano puede adelantarse a los periodistas al ofrecer la exclusiva, solo nos queda una opción: ofrecer una información más rigurosa y profundizada. Es decir, los medios de comunicación deben tener personal encargado de estar en el lugar de la noticia y ofrecer de primera mano y en el momento las noticias, pero también tienen que ofrecer un valor añadido, algo más que lo que puede estar haciendo cualquier usuario de Twitter o Facebook.

Se trata, en definitiva, de diversificar el trabajo en dos vertientes: una de inmediatez y otra de profundidad. De ofrecer a la sociedad las noticias de una manera inmediata, para que estén informados lo más rápido posible de las últimas novedades. Pero, a la vez, de profundizar y ofrecer un valor añadido a lo que pueden estar ofreciendo otros ciudadanos: entrevistas, datos históricos, testimonios de testigos, cifras, reportajes, infografías… y verificación de las fuentes y de los datos.

Además de asegurar la rigurosidad y el estilo periodístico adaptado a los medios en el que se ofrece la información y en el que se cumpla el principal principio: la objetividad y la independencia de cualquier interés político, económico, etc. En el que se respete la información por encima de todo.

Recordad seguir a Enredada en el Marketing en su página de FacebookTwitterPinterest y ahora también en Linkedin e Instagram.

Pin It

albagorvil@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *