Je suis charlie

La Libertad de Expresión es de las pocas cosas que tenemos y que nos recuerdan que vivimos en democracia (el derecho a la vivienda, a un trabajo digno… son otras que se han olvidado) y ayer murió un pedacito de ella. Más bien murieron 12 personas mientras ejercían su derecho a la libertad de expresión.

Ya que, como todos sabéis, ayer la revista satírica Charlie Hebdó recibió un atentado y en él murieron 2 policías, un visitante, una mujer que simplemente paseaba por la calle y 8 trabajadores. Murieron simplemente por hacer su trabajo, y por ser sátiros (a la vez que realistas) con los radicalismos religiosos (sí con todas las religiones)…

images

Sin embargo, todavía hay quien se cree con el poder de cortar la Libertad de Expresión; hay quien cree que puede coger su pistola y cerrar las bocas de quien se atreve a hablar. Y no os penséis que esas personas están tan lejos… porque sí, porque ayer fueron radicales islámicos los que perpetraron el atentado, pero no hay más que leer las animaladas que usuarios anónimos sueltan contra la Revista Mongolia en Twitter cuando esta se atreve a criticar el catolicismo…

Así que, amigos míos, no nos volvamos locos… Critiquemos y rechacemos cualquier acto vandálico venga de quien venga. Y levantémonos, como ayer lo hicieron en diferentes puntos del mundo, pero sobre todo en Paris, contra quien se cree con el poder de intentar callarnos… Como hace poco también se hizo en España contra la Ley Mordaza…

Recordad seguir a Enredada en el Marketing en su página de FacebookTwitterPinterest y ahora también en Linkedin e Instagram.

albagorvil@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *